¿Vale la pena ir al desastre por el partidismo?

La situación de Santa Cruz marcó un  parámetro de análisis para el primer año de la Gestión Bertone. Tierra Del Fuego ha logrado sortear el caos.

Desde el inicio de la gestión de Rosana Bertone, para algunos el análisis sobre su gobierno pasó más por evaluar su lealtad al partido que la llevó al poder que por establecer de manera razonada cual fue el fin de cada medida que se tomó. A la luz de los acontecimientos, todo parece indicar que el rumbo  adoptado no es un craso error, aunque  para los que se jactan de su lealtad partidaria Bertone sea la personificación de la traición. Otros, aunque no padecen de Kirchnerismo visceral y logran ver el cuadro desde un punto de vista más frio, entienden que el utilitarismo de Bertone tendrá graves consecuencias y resumen este año y medio de Gobierno en la típica frase "es pan para hoy y hambre para mañana", por ultimo y luego de santa Cruz, empiezan a aparecer los que ven en Bertone la cintura política en su máxima expresión.

Clasificar a sabiondos y opinólogos seguramente no traerá mayores réditos, pero sí define de qué modo la sociedad fueguina interpreta el papel de este gobierno y permite el ejercicio de desligarse de todos los sentidos comunes que ha generado cada posición. Desde ya, no se trata de la búsqueda de un eclecticismo que nos deje a todos contentos, sino de la sana intención de  ver que nos depara el futuro por este camino, aun más allá de lo que la propia gobernadora se haya propuesto para ello.

Los hechos de Santa  Cruz, parafraseando al ministro Gorbacz, son un espejo donde podemos mirarnos, de eso no hay dudas, pero resulta una postura más honesta reconocer que la situación fue más una muestra de los limites que el gobierno nacional está dispuesto a pasar, que una del resultado de una gestión ineficaz. Nadie puede negar que no da lo mismo Bertone que Alicia Kirchner y es indiscutible la necesidad de nuestras provincias sobre el apoyo de Nación. Estos dos factores, son el mínimo para marcar el punto de partida en la tarea de establecer cuáles fueron las virtudes de este gobierno para vernos en una situación que dista enormemente del Caos Santacruceño.

La vocación revanchista del gobierno nacional ha tenido expresiones  burdas, desde lo hecho con la ley de medios hasta las tristes postales del desarme de teconópolis. Macri y todo el aparato mediático que lo soporta han ido tras todas y cada una de la expresiones de la “década ganada” sin más motivaciones que hacer desaparecer la huella del Kirchnerismo para siempre. Ante tal esmero por quitar la “K” del imaginario colectivo, no era esperable que el gobierno nacional no vaya en búsqueda de quebrar a la provincia que vio nacer a Néstor Y Cristina y llevarse como trofeo de guerra la humillación de Alicia ante la devastación de su provincia. Esto señala indefectiblemente que, más allá de los desbarajustes administrativos que propiciaron el desorden, no había modo de que el gobierno de la provincia vecina  tuviera un paso sin sobresaltos por la administración. De aquí la primera comparación, que parte de algo que ya señalamos, no es lo mismo Kirchner que Bertone. Luego de visto lo de Santa Cruz, no ha faltado quien se vanaglorió de la virtud de Bertone para mantener un diálogo fluido con Nación.

Sin dudas esto ha sido una virtud, que demuestra que veinte años de política enseñan. Sin embargo,  sería simplista atribuir las diferencias entre la actualidad de tierra del fuego y Santa cruz  a eso sin primero reconocer que las posibilidades de diálogo eran distintas y que ese diálogo le ha costado a Bertone un quiebre dentro del arco político que la llevó al gobierno. Si hay algo que debemos destacar en ese sentido, es la previsión, el diagnóstico y la falta de titubeos para instrumentar medidas y propugnar quiebres. Con  Mauricio Macri gobernando el país, la estrategia de Bertone ha pasado por hacer eficientes los recursos. El paquete de leyes para darle sustentabilidad al IPAUSS, la resolución del conflicto docente, los aumentos por decreto para el sector público y las medidas dentro del sector salud, son muestra de que el ánimo inquebrantable de Bertone pasa por achicar gastos y endurecer las condiciones en todo lo que dependa de la administración pública. Estas acciones, han sido legitimadas en cierta medida por la sociedad fueguina que, a pesar de sentir cierto autoritarismo, entiende que era necesario logar más orden. Sin dudas, lo hecho por este gobierno ha puesto un freno a los caprichos de sindicalistas  y politiqueros, que habían convertido el gobierno de Fabiana Ríos en una lucha incesante de la que los fueguinos debían asumir los costos.

Todas estas medidas le han permitido a Bertone lograr cierto orden financiero para poder proyectar más allá de la coyuntura. Con los gastos corrientes cubiertos sin necesidad de un apoyo paternalista de Nación, la situación inicial para las gestiones ante Macri es distinta.  Partiendo de ello, la utilización del endeudamiento como fuente de financiamiento abre el horizonte a la que sea tal vez la única posibilidad de llevar adelante un gobierno que no se dedique únicamente a pagar sueldos. Lo dicho, estriba con todo lo anterior en la facultad que ha mostrado Bertone para sobreponerse a las cuestiones de color político y sentarse ante la Nación a debatir posibilidades de crecimiento para la provincia. Eso, deja cómo resultado que este gobierno no solo ha sabido mantener el orden interno y mantener el dialogo, sino que ha alcanzado la posibilidad de procurarse recursos para obra pública, lo cual teniendo en cuenta el contexto, no puede ser más que visto como un logro. Después, se puede discutir que tan de acuerdo estamos con endeudar la provincia o que sensaciones nos dejan los coqueteos con la derecha nacional.

Por otra parte, la posibilidad de diálogo con Nación, el robustecimiento de la gestión provincial y la generalidad de ciertos reclamos, han abierto la puerta  a que la provincia pueda entablar discusiones menos asimétricas con el gobierno nacional. Ello es, sin dudas, producto del  posicionamiento de Bertone y  lo que han demostrado gestiones como las del ministerio de industria ante Nación que, haciendo ver las posibilidades de la industria fueguina, han logrado combatir el mote de provincia parasitaria que cargamos desde la instrumentación de la 19.640  

Con todo lo expuesto, es viable darnos a la tarea de tratar de definir qué podemos esperar para nuestro futuro, que fue desde el inicio nuestro fin en este acotado análisis. Pues bien, los recursos a los que Bertone ha echado mano, la relación que se ha construido con Nación y la situación actual de la finanzas públicas, nos auguran en lo inmediato por lo menos sostener el orden social e institucional, la continuación de un crecimiento en infraestructura para lo provincia y la certeza de que se puede contar con cierto apoyo de Nación durante los próximos dos años y fracción. No obstante, es muy difícil que logremos un crecimiento económico importante y lo más probable es que de no corregirse el rumbo económico del país nos veamos en grandes apuros. Para más adelante, habrá que ver cómo se utiliza el endeudamiento y en qué situación deja la provincia este gobierno en ese sentido y que provecho le pueden sacar a las obras proyectadas en cuanto al efecto económico en la provincia.      

Hablar de Rosana Bertone como un político de discursos pomposos y lealtad insuperable, estaría alejado de la realidad, pero es indiscutible que la visión de gestión de la gobernadora es el astrolabio que la guía en sus decisiones. Habría que ver, en qué punto cada uno de los fueguinos dejamos de lado los compromisos personales y discursivos ante la posibilidad de realizar nuestros fines y habría que plantearse qué diferencia habría si nuestro fin fuese el bien común. 


 

 

Comentarios

Relacionadas

“Caminar las calles de Río Grande, es caminar las calles de toda mi vida”

Los espacios geográficos van mutando, se van reconvirtiendo, la contribución de las construcciones sociales aporta una significación importante en la conformación del territorio. De la mano de la docente Sara Pindek recorremos un poco de la primera infancia, la adolescencia y el mundo adulto en Río Grande.

Ampliar

Enrique Schoua: "La tierra es del que la ocupa y trabaja"

Don Enrique, es un hombre reconocido en la ciudad de Río Grande por su trayectoria y militancia política pero fundamentalmente por la gran experiencia dentro de las plantas fabriles. Hoy nos ayuda a construir un poco de ese gran legado en esta historia sobre la conformación de la ciudad.

Ampliar

"Río Grande, fue la oportunidad de ser mi mejor versión"

Nacer en un cuerpo no aceptado, no querido es mirarse al espejo y no verse, no reconocerse como uno en verdad se siente. En esto de andar las calles de Río Grande, la vida nos encontró con Valentina Báez quien desde pequeña se suma a los “VyQ” de la ciudad, con una historia a cuestas digna de ser escrita y contada.

Ampliar

“Con su granito de arena ellos podían ayudar”

El único colegio secundario que hoy se encuentra en la llamada zona Margen Sur de Río Grande hace años lleva adelante su tradicional torneo solidario, un proyecto vivencial que involucra a muchos adolescentes, acompañados por los docentes Cesar Gómez y Gustavo Ruiz. A principios del 2018 fue declarado de Interés Municipal y Prensa Fueguina se acercó para conocer un poco más.

Ampliar