"El museo es un lugar de aprendizaje, de socialización"

El Museo Municipal Virginia Choquintel es un lugar referente de la cultura fueguina y riograndense. Desde 1991, este espacio dedicado a la historia y las ciencias naturales, está abierto para que los ciudadanos puedan comprender y conocer la historia de la ciudad. En el cumpleaños de Rio Grande, desde Prensa Fueguina, quisimos dar a conocer la historia de la mano del Museo.

Lucía Rossi es la Coordinadora a cargo y junto a ella se encuentran Andrea Ramirez, Jefa de Extensión Cultural; Hugo Urbani, Jefe de Mantenimiento y Restauración: y Perla Ulloa, encarga en el Área de Historia e Investigación.

¿Cuándo se formó oficialmente?

Lucía: El Museo nació como Centro Histórico Documental, estaba en otro edificio y funcionaba en el Municipio. Pasó por muchas etapas, en las que se fue transformando como Centro Histórico Documental, archivo histórico y demás.

Andrea: En el 83’ fue eso.

Lucía: Eso fue en el 83’, hasta que en el 91’ se inauguró en este edifico, que era la ex-sede de la Sociedad Rural, que fue una donación de la Sociedad Rural hacia el Municipio como edificio para construir el Museo y desde entonces funciona en este edificio nucleando todos estos organismos que funcionaban antes en el Museo de la Ciudad. Como Museo está desde el año 91’ hasta el día de hoy.

Andrea: Que en su principio “Museo de la ciudad” querían ponerle.

Lucía: Claro, en realidad quedó “Museo de la ciudad Virginia Choquintel”.

Una de las cosas más lindas es que es una mezcla entre un museo antropológico y un museo de historia.

Lucía: El Museo Choquintel es un museo de ciencias naturales e historia de la zona norte de Tierra del Fuego. Tiene todo un recorrido que está dividido como en dos pasillos, en el que la visita que se sugiere a la gente que va a recorrerlo es: un recorrido cronológico por la parte histórica, que empieza desde el descubrimiento de la Tierra del Fuego con la llegada de Magallanes y demás, que va subiendo de a poco cronológicamente hasta llegar a las actividades económicas del día de hoy, petróleo, ganadería. De a poco va subiendo, va pasando por distintas etapas de la historia, por la Misión Salesiana, las instituciones y demás hasta llegar a la actualidad. Y después, cuando vos doblás para seguir el recorrido, te encontrás con la parte de ciencias naturales que propone un recorrido que parte desde el fondo del mar subiendo –simbólicamente- hasta llegar al bosque. Entonces digo: sí, tiene una mezcla. No sé si es tanto un museo antropológico pero si me parece que tiene que ver con la historia y ha mutado desde otro lugar. Pero al ser también un museo que incluye también todo lo que tiene que ver con la botánica, con las ciencias naturales y lo ambiental, se complementa. Insisto, todo lo que se habla en este museo tiene que ver con las actividades de la zona norte de Tierra del Fuego. No es un museo de Tierra del Fuego, sino de la zona norte de la isla.

¿Y cómo se decidió ese recorrido?

Lucía: El recorrido se cambió en el 2012. En realidad, había un recorrido que tenía que ver mucho más con el ambiente bélico. Si bien estaban muchas cosas de las que tiene que ver hoy en día en la exposición, la mirada del Museo tenía más que ver con el ambiente bélico y con las instituciones. Y la parte que hoy quizás más rescatamos, que es la de los pueblos originarios, estaba en un segundo plano. No era ni mejor ni peor, era una visión distinta de una gestión distinta. Después, con el equipo con el que trabajamos ahora, a partir de diferentes inquietudes, decidimos cambiar el recorrido a partir de charlas con la gente que trabaja en el Museo, que somos todos profesionales y la mayoría trabaja en el Museo hace mucho, planteando y proponiéndonos a pesar cuál podría ser la manera de que realmente uno venga al Museo a entretenerse y de paso que aprenda. Cambiar la simbología del Museo. La gente tiene la idea de que los museos son lugares aburridos en los que no se puede hablar fuerte, donde no se puede tocar nada. Entonces a partir de la experimentación lo que quisimos hacer era eso: darle al Museo un recorrido mucho más dinámico, por eso esto de la cronología, de ir paseando por diferentes etapas ambientales y demás, para que el museo sea mucho más ameno y para que vos al menos te vayas absorbiendo al menos un contenido.

Además, también tuvo la participación de artistas locales.

Lucía: Sí, siempre, constantemente. El Museo tiene una sala de exposición fija, tiene un microcine y tiene una sala de exposiciones itinerantes. En la sala de exposiciones itinerantes, muchas veces por año se van cambiando las muestras y hay muestra de diferentes tipos: hay muestras literarias, hay muestras artísticas, fotográficas, de las que se te ocurran. Siempre estamos invitando a los artistas, se acercan muchas veces a proponer y las puertas del espacio siempre están abiertas. No tienen que ser solamente artistas reconocidos, pueden ser estudiantes de arte.

Andrea: Y ahora tenemos el espacio literario. Lo inauguramos el año pasado. Es un espacio literario que está apuntado a lo infantil, no quiere decir que en un futuro o tenga la opción de literatura para adolescentes o adultos. Pero se inició el año pasado con ese fin, que también tengan un espacio que puedan venir, los chicos puedan estar, hacer talleres.

Es un museo bastante único porque no hay otro en la ciudad. ¿Cómo ven al Museo como lugar emblemático?

Andrea: Referencial, digamos.

Lucía: Yo creo que con el tiempo el Museo de la ciudad se convirtió en algún momento en un punto icónico. Desde referencia de ubicación, porque vos vas a algún lado y te dicen “del Choquintel para este lado”; y por el tipo de recorrido y el tipo de diseño que le hemos podido dar. El Museo Municipal, que también decía Andrea recién, desde hace dos años es inclusivo. Es el primer museo en la Patagonia en ser inclusivo en su totalidad, para gente con capacidades diferentes. Entonces realmente me parece que desde muchos puntos de vista el Museo es, no sé si exclusivamente un punto de referencia pero para muchos fueguinos, para muchos riograndenses es un motivo de orgullo. No sólo para los que trabajamos acá dentro, que no trabajamos sólo porque somos empleados sino porque realmente sentimos un cariño especial por este edificio, por este lugar. Trabajamos con gusto todos los días y me parece que eso también hace que se contagie en la gente e intentamos que quiera volver, y la verdad los resultados hasta ahora han sido bastante positivos porque las personas se van y vuelven contentas, siempre vuelve con alguien más para que vaya a visitar. Me parece que en la ciudad, mucha gente que durante muchos años desconocía la existencia de un museo, de a poco se va acercando, va viniendo. El que no lo conoce, por lo menos lo ha escuchado. La idea es constantemente presentar cosas distintas para que aunque sea una de las muestras que expongamos, a la gente que no haya venido, la atraiga y pueda venir.

El museo también es  un lugar de aprendizaje.

Lucía: Es un lugar de aprendizaje, de socialización. Insisto, la idea del Museo es no solamente que sea un lugar en el que se mantenga este concepto de lugar para venir a aprender, que muchas veces tiene más que ver con el concepto que tiene la gente de un hospital o una biblioteca, porque realmente se piensa en eso: son lugares que uno viene, está callado, no se puede ver, no se puede tocar. Y es todo lo contrario en realidad. Hay sectores en los que te puede tocar. En el Museo siempre que tenemos visitas hay música, se escucha por todos lados, hay actividades con chicos en los corren con pintura en todos lados. Realmente, la intención es esa. Ir cambiando la mentalidad de la gente para que cuando la invitación al Museo esté vigente, no digan “qué embole, hay que ir al Museo” sino que “uh! Vamos al Museo que se pone buenísimo”.

¿Cómo puede hacer la gente para montar un evento acá?

Lucía: Simplemente se tienen que acercar al Museo. En Alberdi 555, se pueden comunicar por teléfono al 430-647. Y en realidad, no ponemos requisitos, lo único que pedimos es que se comuniquen con nosotros para organizar la agenda. Vemos cuáles son las fechas disponibles, cuáles son los artistas. Generalmente, si bien algunas cosas son más difíciles de cumplir, siempre buscamos un término medio para que el artista pueda exponer de manera cómoda y como tenía pensada su obra en el espacio que tenemos nosotros. Es más que nada acomodar la logística porque el espacio del Museo está abierto para cualquier persona que venga a ofrecer algo. La sala de espacio itinerante es la única sala del Museo en la que no trabajamos solamente con la temática de historia y ciencias naturales de la zona norte. Podés venir con cualquier muestra, que lo único que pedimos nosotros es organizarla con tiempo para tener una agenda prolija y de esa forma hacer la difusión pertinente para que la gente la conozca.


 

 

Comentarios

Relacionadas

Noche de gala para FM Ritual

La radio festejará un nuevo aniversario, el cual suma su primera década y por tal motivo realizará una fiesta el próximo sábado 18 de noviembre, en un local ubicado en Avenida Perito Moreno 247.

Ampliar

¿Quién gana el Segundo y último round?

A menos de una semana de las elecciones generales legislativas, la campaña carbura a toda marcha.

Ampliar

Feliz día a las madres de Prensa Fueguina

Cuando uno lleva un sueño a cuestas siempre necesita de ese empujón que nos impulsa a llegar a la meta, por su confianza en nosotros, por tantas noches desveladas, por tantas sonrisas regaladas, por tantas lágrimas de preocupación a lo largo de nuestras vidas este es un pequeño homenaje de agradecimiento a las madres que estuvieron y están detrás de cada uno de nuestros proyectos.

Ampliar

El Concejal Rossi cambia para evitar su expulsión de la UCR

Por estas horas con la ratificación del acompañamiento del Concejal de la UCR Paulino Rossi, al candidato de Cambiemos Tito Stefani, la políitica  de Tierra del Fuego confirma que la realidad supera la ficción.

Ampliar