Malvinas una herida en Río Grande

El pueblo va dejando un legado de generación en generación, narraciones que deben ser contadas para poner en valor la memoria de la historia, quizá también para confrontar heridas que no sanan, reivindicar a grandes hombres y mujeres que hicieron camino al andar o nos dejaron un mandato.

Prensa Fueguina en este especial del 2 de abril quiere agradecer a todas las voces que formaron parte de la recopilación de material histórico con un valor impagable para la comunidad fueguina, aquellas que desde su lugar hacen hasta nuestros días su labor en pos de la memoria, del recuerdo, de la gratitud y en reconocimiento a quienes dieron su vida por la Soberanía de las Islas Malvinas, nuestros héroes argentinos.

Río Grande es la ciudad Capital de la Vigilia, el 2 de abril se vive como en ningún otro lugar del país. El historiador Esteban Rodríguez nos orienta a comprender en parte las razones “Río Grande es el lugar, porque es el BIM 5 el que participa, gran parte de la logística estaba ahí y la participación heroica del batallón en el combate”.

Sobre la participación de la sociedad civil reflexiona “Hay que pensar que una vez que se declara el conflicto y había toque de queda, el oscurecimiento en la ciudad era obligatorio, y habían jefes de manzana o responsables de manzana que eran los encargados de verificar que eso se cumpla y si no estaban oscurecidas, tenían que volver e insistirles que oscurezcan sus casas y si no lo hacían venían y te cortaban la luz. Eso fue algo real y concreto durante toda la guerra. Todos los chicos, sabían que si estaban en la escuela y sonaba la alarma había que ponerse del lado de la pared, si estaban en el recreo y si estaban en el aula ponerse debajo de los pupitres. Eran los docentes, la educación los responsables de ese asunto. Se hacían simulacros y todo el mundo sabía lo que había que hacer, era algo que se cumplía de manera taxativa, era una orden, pensemos que esta era una ciudad que estaba militarizada”.

Remarcando la posición “La ciudad estaba viviendo la guerra desde ese lugar, porque acá llegaban los aviones, desde acá salían y esta historia que hay en torno a eso que la gente escuchaba cuantos aviones se iban y cuantos volvían, habría que pensar cuánto de eso es real y cuánto de eso es una construcción colectiva”.

“Rio Grande fue estratégico para un montón de cosas, para el batallón porque el batallón tenía alrededor de mil hombres ahí, obviamente que era estratégico para las Fuerzas Armadas”.

Sobre la famosa frase de “Una historia que no se cerró” comenta “Puede ser quizá por la rotación de gente constantemente , aquellos que más pudieron cerrar esa historia, son los veteranos de guerra, que pudieron volver a Rio Grande, armar su vida en torno a otras circunstancias y que hoy participan de la vigilia y quizá tampoco lo tengan cerrado, considero que muy pocos hayan podido superar sus miedos, sus traumas, en la actualidad hay todavía personas que se siguen suicidando por no superar aquel episodio”

Argumentando “Pero no sé si es una herida abierta en la sociedad, si no que tiene que ver con aferrarse a algo, tiene que ver con la construcción de la identidad de una ciudad, porque vos te aferras a partir de tu historia, de los monumentos y de los relatos, entonces nosotros los riograndenses nos aferramos quizá a eso, a lo heroico de nuestro batallón de Infantería de Marina, sin reivindicar la guerra y festejamos, acompañamos a los veteranos yendo a la vigilia, así uno no sienta a Malvinas profundamente, sabemos que hay que ir a la vigilia, así sea a cantar el himno, cumplís con ese ritual. Es una ciudad que vive de esta forma, ese proceso histórico y lo manifiesta acompañando desde ese lugar”

Siempre que uno habla o hace referencia a Malvinas internamente solemos identificarlo a algo o a alguien en particular, Esteban fue consultado al respecto y su tono de voz cambió, los ojos cobraron un brillo diferente y emocionado relató “En relación a la guerra tengo un solo héroe que es mi amigo Sergio Marroco, el fue mi dirigente scouts cuando yo tenía 15 años, entonces mi visión de Malvinas está atravesado por sus vivencias y relatos, el era conscripto del 62, se va el 4 de abril del 82, en su patrulla eran 6 y volvieron solo 4. Entonces para mi Malvinas es Sergio, y compartir cada vigilia con él me pone muy mal, el 2 de Abril no puedo cantar el himno, no puedo cantar la marcha, las primeras cosas que el cuenta sobre Malvinas a su familia, nos cuenta a nosotros cuando éramos chicos, y esa relación que él tiene con su pasado, lo doloroso que significa eso, el me dice, hay cosas que yo no puedo decir, no puedo elaborar, el es consciente de sus limitaciones, pero bueno ahora por lo menos el va a la carpa. Su relato me atraviesa hasta la fibra más íntima”.

Sobre el legado para las generaciones futuras expresa “Es necesario tener una política sostenida de estado que ponga en valor, no solo el conflicto si no el valor de la restitución de la soberanía sobre el territorio, porque además es un mandato constitucional, entonces la causa Malvinas siempre debería ser una causa de estado, el problema es que los gobiernos, toman o no esa causa como propia y hacen u omiten hacer según los intereses, entonces para adelante en todo caso siempre es la educación la que nos va a salvar, pero también es una decisión del Estado qué lugar ocupa Malvinas en esa educación, es un compromiso de los docentes que decisión vamos a tomar respecto al tema. Y por ultimo apuntó “Es también responsabilidad de los hijos, de los nietos y bisnietos poder mantener viva la esencia de ese sacrificio que fue ir a la guerra pelearla y con suerte volver”


 

 

Comentarios

Relacionadas

Pailón Vargas, símbolo del boxeo y testigo de la historia fueguina

Luis Alberto Vargas, un referente histórico del boxeo en Tierra del Fuego más conocido como Pailón, contó cómo vivió la Guerra de Malvinas desde su actividad y los prejuicios que existían en torno a la comunidad chilena que habitaba Río Grande en esa época.

Ampliar

“Te hacen sentir que estas en otro país en todo momento”

Un sueño de varios años fue lo que llevó a Miguel Almada a recorrer Puerto Stanley, con su cámara fotográfica y expectativas a cuestas se montó en un viaje que guardará para siempre.

Ampliar

“El deporte es fraternidad, son valores, es compartir con el otro”

El deporte la llevó sin querer a ser una de las máximas referentes de la palabra integración respecto a la causa Malvinas, Daniela Badra Lapovsky corre con su bandera de la paz a cuestas y hace sin duda su camino al andar.

Ampliar

Un ejemplo del legado de la historia

Desde hace varios años el Colegio Provincial Antártida Argentina, tiene la gratificación de poder tener su stand en La Carpa de la Dignidad, el legado de los 6to y 5tos años. En esta oportunidad Prensa Fueguina contó con la palabra de los jóvenes.

Ampliar