“El deporte es fraternidad, son valores, es compartir con el otro”

El deporte la llevó sin querer a ser una de las máximas referentes de la palabra integración respecto a la causa Malvinas, Daniela Badra Lapovsky corre con su bandera de la paz a cuestas y hace sin duda su camino al andar.

Hace pocos días volvió a Tierra del Fuego de su viaje número cinco a las Islas Malvinas, con una agenda de trabajo comprometida accedió a contarnos su experiencia y trabajo sobre Malvinas.

“El honor a los veteranos y a los soldados que han caído es un detalle de gratitud infinito, pero supongo que nadie está de acuerdo con la guerra, uno desde su lugar honrándolos no reivindica esos hechos, y nadie quiere volver a una guerra para recuperar Malvinas, yo intento darle ese significado de presente y futuro y trato de mostrar lo que es y de recuperarla a través del conocimiento, porque, ¿Qué conocemos? Decimos Malvinas y hacemos alusión a la guerra y Malvinas es vida, no es guerra, hubo una guerra que para muchos no terminó y muchos tienen una herida interna”

Sobre sus inicios “El deseo de empezar mi carrera deportiva en el 2014 en Malvinas, en donde corrí mi primera maratón y correr junto a veteranos, yo pude ver que ellos pudieron amigarse con el dolor, volver, como así también hay muchos que no quieren volver por el tema del pasaporte y es altamente respetable como también respetable a quienes queremos ir, porque muchas veces es criticado el hecho de que las personas vayan y entre otras cosas uno alimente lo que es la economía y el turismo en Malvinas pero yo voy mas allá de eso”

“En mi caso particular conocer Malvinas fue desde la realidad, no fui pensando en una guerra, si pensando en mi experiencia directa, poder mostrar lo que es Malvinas, en los cinco viajes que hice cada uno con sus enfoques y experiencias distintas pero siempre desde el deporte y las maratones”

Desde aquella primera vez en que piso el suelo malvinense y esta ultima hace una reflexión sobre su experiencia “la primera vez llegamos con el peor clima, con granizo y tormentas de viento, un día terrible, acompañada de tres veteranos de guerra en el grupo, uno iba por primera vez y nos ocupamos por contenerlo y respetar sus momentos y ellos quisieron que sea un viaje para compartir, pudiendo disfrutar del momento y lo que sentían en ese momento, si tenían ganas de meterse al agua helada, lo hacían, era lo que sentían y esa primera vez, fue muy significativa, como también correr la maratón junto a ellos, ellos recomponen su dolor a través del deporte y yo no hubiera llegado a Malvinas, si no hubiera sido por el deporte, como el deporte desde el poder que tiene derriba fronteras y otorga lazos de los que te puedas imaginar, esa primera vez fue al límite de los sentidos”. “En aquel momento tenía un dinero ahorrado y pude ir, porque es muy costoso viajar hasta allá, podes alivianar costos pero es un número considerado”

¿Cómo se manifiestan las emociones en Malvinas?

“En Malvinas si estas contenta estas muy contenta y si estas triste, estas muy triste, yo siempre lo viví así y puedo visualizar que también otras personas lo viven así, una hipersensibilidad en todos los sentidos, desde el primer día lo sentí”.

Respecto a su última experiencia refiere “Siempre que me acerco a hablar con los chicos en las escuelas, les consulto si alguna vez quisieran viajar a Malvinas y es allí donde la escuela EMEI toma la iniciativa y en esta oportunidad la experiencia fue totalmente distinta, cada viaje que hago es sin duda distinto al anterior, trato de darle un matiz diferente, porque quiero enriquecer cada experiencia, los chicos del colegio EMEI en primera instancia iban a viajar con un profesor que no pudo hacerlo, viajábamos en el vuelo del sábado, corríamos el próximo sábado y ahí mismo nos volvíamos, se hace todo en el mismo día, entonces hablé con la escuela y les dije que me hacía cargo de los chicos y del proyecto y por supuesto sumaba mi proyecto personal Malvinas por la Paz”

Dentro de lo que es su trabajo Daniela siempre se acerca a las instituciones a las que se  les permite llegar en Malvinas con presentes que envían desde escuelas y colegios de la provincia, intentando generar lazos y que los niños y adolescentes puedan conocer un poco de Tierra del Fuego, hasta el momento es muy difícil llegar a ello ya que se resguarda mucho la imagen del menor, pero siempre deja los obsequios en donde se le permite, intentando poder generar contactos que unan.

“En las islas hay tres generaciones, los que vivieron la guerra que ven como intimidatorio al argentino, los que se la contaron y los que realmente nos quieren conocer. A la sociedad hay que observarla intentando no generalizar, por eso mi intención es mostrar el presente a través del conocimiento, primero saber qué estamos reclamando con sustento para poder darle herramientas a las futuras generaciones sobre cuál es el reclamo”

Finalizando “Como país tenemos mucho potencial, por eso me apasiona el tema, educando a las nuevas generaciones sobre lo que es el presente y el futuro, respetando el pasado. Hay que ser muy claro con ello, que sea el reclamo a través del conocimiento, las rivalidades no sirven de nada, reitero Malvinas es mucho más que una guerra, y en paisaje es esa mezcla entre Ushuaia y Río Grande”


 

 

Comentarios

Relacionadas

“Caminar las calles de Río Grande, es caminar las calles de toda mi vida”

Los espacios geográficos van mutando, se van reconvirtiendo, la contribución de las construcciones sociales aporta una significación importante en la conformación del territorio. De la mano de la docente Sara Pindek recorremos un poco de la primera infancia, la adolescencia y el mundo adulto en Río Grande.

Ampliar

Enrique Schoua: "La tierra es del que la ocupa y trabaja"

Don Enrique, es un hombre reconocido en la ciudad de Río Grande por su trayectoria y militancia política pero fundamentalmente por la gran experiencia dentro de las plantas fabriles. Hoy nos ayuda a construir un poco de ese gran legado en esta historia sobre la conformación de la ciudad.

Ampliar

"Río Grande, fue la oportunidad de ser mi mejor versión"

Nacer en un cuerpo no aceptado, no querido es mirarse al espejo y no verse, no reconocerse como uno en verdad se siente. En esto de andar las calles de Río Grande, la vida nos encontró con Valentina Báez quien desde pequeña se suma a los “VyQ” de la ciudad, con una historia a cuestas digna de ser escrita y contada.

Ampliar

“Con su granito de arena ellos podían ayudar”

El único colegio secundario que hoy se encuentra en la llamada zona Margen Sur de Río Grande hace años lleva adelante su tradicional torneo solidario, un proyecto vivencial que involucra a muchos adolescentes, acompañados por los docentes Cesar Gómez y Gustavo Ruiz. A principios del 2018 fue declarado de Interés Municipal y Prensa Fueguina se acercó para conocer un poco más.

Ampliar