Polémica contratación directa para el relleno sanitario

Una vez más, la comunidad asiste consternada a una nueva desprolijidad por parte del Ejecutivo municipal. Y nuevamente, el tema es el de los residuos urbanos; en este caso, la disposición final, el relleno sanitario.

Al igual que a fines del año pasado, el intendente Gustavo Melella hace gala de su discrecionalidad para el manejo de la cosa pública. Discrecionalidad que no resiste ningún tipo de análisis administrativo, legal ni ético.

En esta oportunidad recurrió a la vía de la contratación directa para la concesión del servicio de “gestión integral de los residuos sólidos urbanos, diseño, construcción, operación y mantenimiento de módulos de disposición final de residuos sólidos urbanos”.

Basándose en una supuesta emergencia sanitaria, apela a este sistema, haciendo caso omiso de las ordenanzas y disposiciones que plantean una licitación pública que garantice, entre otros aspectos, la trasparencia del proceso y el debido contralor de los distintos organismos del Estado que, en suma, garanticen la administración y el manejo de los fondos públicos.

Acelerando tiempos y salteando mecanismos, el Intendente decreta la contratación directa, invitando a distintas empresas a presentarse a la compulsa. Entre ellas, a Santa Elena, beneficiada ya en diciembre pasado con el otorgamiento -a través de esta misma vía- del servicio de recolección.

Con fecha 7 de corriente llama a compulsa para el día 10 y, en una repetición grotesca de lo ocurrido en diciembre, posterga el acto dado que la empresa Santa Elena no podía hacerse presente. El decreto correspondiente fue firmado el domingo a las 11 de la noche, es decir 12 horas antes de la finalización del plazo.

La intención es tan burda como clara: favorecer una vez más a una empresa amiga.

Favoritismo que también se manifiesta en el desconocimiento de uno de los requisitos plasmados en el correspondiente pliego, que estipula que la empresa que se haga cargo del relleno sanitario debe contar con antecedentes en ese tipo de servicios. Y a pesar de que Santa Elena jamás operó en rellenos sanitarios, fue invitada a participar. Y se le otorgó un plazo de prórroga exclusivo para que pueda presentarse a tiempo.

Ante el visto bueno o la omisión desembozada de los correspondientes órganos de control, Gustavo Melella otorgará por vía discrecional un servicio que representa una erogación millonaria del erario público. Es decir, del aporte de los contribuyentes.

En definitiva, nada nuevo bajo el sol: un accionar prebendario en beneficio de unos pocos y detrimento de toda la comunidad.

 

fuente:politicatdf.com


 

 

Comentarios

Relacionadas

Gobierno propuso trabajar en los ítems de presentismo y asignación familiar

En una nueva reunión paritaria el Gobierno sugirió trabajar en el presentismo y la asignación familiar, a la espera de contar con los fondos necesarios para un aumento salarial.

Ampliar

Subsidios a pescadores

Se entregaron fondos para ayudar a afrontar los costos del sector tras la declaración de Marea Roja en las aguas de la Provincia.

Ampliar

Camino a Rusia 2018

La Televisión Pública Fueguina firmó este miércoles, un convenio para que sus televidentes tengan la posibilidad de ver 32 partidos del Mundial Rusia 2018.

Ampliar

Asistencia a jubilados sin gas

La gobernadora de la Provincia, hizo entrega de un subsidio del Programa “Llegó el Gas” a una familia de Río Grande que se había quedado sin el servicio.

Ampliar