Enrique Schoua: "La tierra es del que la ocupa y trabaja"

Don Enrique, es un hombre reconocido en la ciudad de Río Grande por su trayectoria y militancia política pero fundamentalmente por la gran experiencia dentro de las plantas fabriles. Hoy nos ayuda a construir un poco de ese gran legado en esta historia sobre la conformación de la ciudad.

“Yo llegué a Río Grande el 10 de marzo de 1980, a través de una empresa que me contrató en noviembre de 1979, ya en 1977 había estado en Ushuaia trabajaba en la gerencia de una empresa y estuve allí, en esa época era una desolación, las dos ciudades, había muy pocos argentinos y el gobierno Militar, no permitía contratar chilenos, y eran la mayoría. Entonces había que ir a Entel y pedir turno para poder comunicarse al continente, la demora podía ser de 6, 7 horas por ejemplo, y tenía que pedir para traer gente del continente, de todos los niveles, desde lo técnico, hasta el último nivel de operario pero eso desde el punto de vista práctico, y desde la gobernación me dicen, por qué no contratamos presos, entonces yo llamo a la empresa y nos ponemos de acuerdo y teníamos presos y contratados del continente, había casas para solteros y para casados, y a los presos se los buscaba a la mañana y se los llevaba a la noche y funcionó y la satisfacción importante es que se cobraba bien, los trabajadores estaban bien remunerados, horas extras, desde las 06 de la mañana hasta las 21.00hs todos los días, y en el caso de los presos el problema se presentaba cuando se cumplía la sentencia y venían las mujeres y decían y ahora que hacemos, nunca me había traído tanta plata mi marido a casa y como hago para que siga preso”.

Pero como la historia lo remarca, no todo era color de rosa “En aquel entonces muchas empresas cerraban porque la frontera se cerraba cada dos por tres porque Pinochet y Videla  hacían que uno u otro cerrara la frontera, entonces no llegaban los insumos y así sucesivamente, por barco no venia nada, no había línea marítima para traer insumos importados, no se justificaba para una empresa sola, venían de Buenos Aires y por tierra. Esa empresa cierra y yo estuve un año trabajando en una empresa de tecnología electrónica que había ganado la licitación de ATC, que en esa época se llamaba Argentina 78 Televisión a Color, porque hasta ahí los televisores eran en blanco y negro, todavía color no había, esa era una de las causas por las que la empresa estaban en dificultares, porque se venía la empresa a color, junto con el mundial y la gente esperaba a que llegara”.

Una nueva oportunidad de retornar a Tierra del Fuego “Durante octubre del 79 sale en el diario una consultora executiva, buscaba un ingeniero con experiencia en fabrica de televisores y ahí me presenté, fui seleccionado con un contrato por 18 meses y me vine, y ahí ya me instalé, lo hice porque en la época de Panoramic, yo no estaba instalado, iba y venía, y eso no sirve, y por más duro que parezca vivir acá, la única forma de llevar un proyecto adelante es estando al pié, entonces decidí instalarme acá con toda la familia a fines del 79. Como en T.V color en Argentina había poca experiencia, la empresa me envía a Japón a hacer un curso, en la ciudad de Osaka, donde estuve un mes y después me fui a Taipei para desarrollar un proveedor de partes y piezas y cuando concluí ya habían pasado casi tres meses y volví con todo armado, lo que quiere decir un proveedor seleccionado y un embarque en camino de 1000 kits”.

El espacio se va construyendo con mano de obra local y quienes llegaron del continente “La fabrica estaba sin construir, a galpón pelado y se empezó a instalar, durante marzo, abril del 80, contraté cuatro técnicos en Buenos Aires que viajaron conmigo e hicimos una instalación mínima como para hacer 25 televisores por día y así empezó”.

Sin pensarse, ni planificarse Río Grande comienza a verse como polo industrial “Resulta ser que las únicas empresas que estaban acá antes que el Mutún, eran Hitachi y BGH que tenían una planta piloto también con poca gente pero a los pocos días empezaron a probarse proyectos de otras plantas, la de Drean, la de Kenia, la de Cenit, la de Aurora Grundig, Noblex y prácticamente aparecen todas juntas entre 1980 y 1981, y se llenó, más gente había acá que en Ushuaia, disponibles, argentinos, y empezó a crecer fuerte pero igual era una desolación, asfalto no había en ningún lado, el pueblo terminaba en Moyano y después ya no había más nada, había una vega, hacia el oeste, hacia el este, la playa y nada más, las chacras no existían, era algo nuevo el barrio Mutual, YPF que eran unas casitas sobre calle Santa Fe, que se inundaba pero nada más”.

Las primeras fuertes olas migratorias de la época “La gente que vino, vino preparada para bancarse cualquier cosa, sin crear expectativas sobre la realidad, no había ni confiterías bailables, ni hoteles, y el mejor lugar que iban a tener iba a ser la fabrica y así fue, a tal punto que el primer casamiento de uno de los que vino, se hizo en la fábrica, las despedidas de solteros, las hacíamos todas ahí y así llegamos a 1982, cuando vencía la ley de promoción 19640, ley de promoción que nos había traído acá y durante esos años a todo el mundo, las textiles todas, había sido promulgada en 1972 o sea 10 años antes y después había posibilidad de reformularla total o parcialmente. Desde el Estado Nacional se decía faltando un mes para el vencimiento que la estaban estudiando, que la cosa venia mal, mal, había cambiado el gobierno nacional, se había ido Videla y estaba Viola de Presidente, y después de Malvinas, Bignone y faltando un mes, el Ministro de Economía de la Nación, respecto de la ley dice, no vamos a permitir que Tierra del Fuego se transforme en otro Taiwan, que significaba eso, un país que se estaba dedicando a desarrollar la industria electrónica, miles y miles de trabajadores, un tema que conocía porque había estado dos meses y considerar que era ridículo y absurdo la aseveración, dónde está el problema de tener desarrollada una industria fuerte. Ante la falta de políticas de estado hay un constante error entre los objetivos que se fijan como desarrollo, entonces así no se puede atraer inversiones de ningún tipo, o sea si no hay reglas de juegos claras y estables en el tiempo, no se puede, nadie va a invertir”. 

Faltando muy poco tiempo para el vencimiento “No se definía que se iba a hacer con la promoción y se venía el cierre entonces hubo una reunión de todos los gerentes en la planta de Radio Victoria, yo les dije que yo iba a sacar cinco operarios míos a juntar firmas para hacer un pedido de prórroga, iban a entrar fabrica por fabrica y les pedí que se haga una asamblea y se explique. Entonces esas cinco personas empezaron, juntaron todas las firmas y prácticamente movilizaron el pueblo completo, y a la calle salieron aquel día 5.000 personas y Ushuaia se acopló inmediatamente, y ese mismo día salió a la calle y así se termino prorrogando el régimen, eso quedo grabado en una imagen que fue tapa a nivel nacional, donde está la gente de la empresa el Mutun. Los sindicatos de esa época no querían acompañar y decían que nos iban a meter presos a todos, que estábamos en Estado de Sitio pero se salió igual. El gobierno militar estaba deteriorado después de la guerra de Malvinas, no era lo mismo diciembre del 82 que del 81. Y la gente no estaba dispuesta a volverse sin pelearla y el gobierno militar de Tierra del Fuego, el Capitan Suarez del Cerro, ayudó un poco, porque nos dieron piedra libre para ir a los medios, el canal local y radio nacional, hicimos varias notas, le dieron instrucciones al Intendente Juan Carlos Apollinaire para que de piedra libre y llamó a Buenos Aires y les dijo que hicieran algo porque esto era una bola de nieve que no se iba a poder parar, y al día siguiente, vino personalmente el Ministro de Economía, donde hicimos una reunión en la Planta de Radio Victoria, todas las fuerzas vivas, todos los que participaron de la movilización, terminó muy mal pero finalmente se prorrogó ahí terminó un capítulo que es tan solo el inicio”

La historia se repite “Después se volvieron a dar circunstancias parecidas, en los 90, mucho más fuerte en 1995 que durante el Efecto Tequila, cierra Aurora y Continental, fue una movilización muy grande, fue el desalojo de Planta Continental, donde la policía desalojó la planta y en donde lamentablemente falleció Víctor Choque. En aquellos días se decía que el Gobernador repetía como loco una consigna que le bajaron del continente seguramente: Estamos en reconversión económica, Tierra del Fuego va a vivir del turismo, de la madera y del petróleo y sus derivados, y la industria está cayendo y va a terminar desapareciendo”.

“A fines de los 90 quedaban en la UOM, 900 personas, en consonancia con la crisis del 2001 y después viene la devaluación, las empresas empezaron a tener las cuentas a pagar multiplicadas por 3 y las cuentas a cobrar en pesos, congelados, ahí volvieron a cerrar unas cuantas más”.

Sobre la situación actual por la que están atravesando los trabajadores metalúrgico apuntó “Esta situación actual, es similar a la de los 90 se sigue hablando otra vez que con lo que le cuesta a la nación mantener el régimen se puede mantener a la gente sin trabajar y eso es mentira, porque no es que la nación pone dinero del tesoro nacional en las arcas de las empresas, son impuestos que se dejan de pagar por estar acá y por cada empresa que cerró teóricamente entonces se ahorró dinero, no, no es que las empresas cerraron y se instalaron en el continente y empezaron a pagar impuestos, no, no se instalaron en ningún lado. Hay algo que no se está considerando lo que movilizó a la ley 19640 no fue una cuestión económica, sino una cuestión geopolítica, está provincia tiene un sector ocupado por una potencia extranjera que es Inglaterra que no es un dato menor, tuvimos una guerra para intentar recuperar Malvinas, Chile estuvo prácticamente asociado, y yo no sé si esta política, sigue siendo pendular y volvemos a retroceder todo lo que se avanzó”

Un lugar especial “Río Grande es una parte de la vida nuestra, es la ciudad donde nos desarrollamos, donde los chicos fueron al colegio, es más que importante, básicamente acá se juega otra historia, acá o sea hace pie en la Patagonia y solidifica con presencia poblacional la soberanía o en el futuro estas idas y vueltas nos van a dejar en muy mala situación, porque no hace más que dañar el futuro”.

“Escuchar las cosas que se dicen duele, los otros días el Ministro Marcos Peña, le contesta a la Senadora Mirian Boyadgian, al ser consultado sobre el Régimen de la Ley que vence en el 2023 y éste le contestó que no estaba en agenda y que tendríamos que mirar lo que hace Chile del lado de la Isla chilena, y el lado chileno de la Isla es, Porvenir, y tiene 10.000 personas no 200.000 o sea que no sabe ni de que está hablando, creo que se equivocó con Punta Arenas, pero no está en la Isla, está en el Continente, entonces, yo los invito a que se instalen acá un tiempo, vean de qué se trata a los funcionarios que repiten consignas equivocadas y que a la gente no se la tira por la ventana”

 “La industria es el motor del desarrollo económico regional, porque si no hay fabricas, no tienen razón de ser el comercio, educación, salud, no está bien decir de esta no salimos, en el 82 la iniciativa no fue de las empresas, se les pidió que abran la puerta y fuimos a hacer asamblea con los sindicatos en contra, hay que apoyar, y por escrito, hay que repetirlo, pero la movida tiene que ser todo el mundo. Yo ya no lo hago por mí, es imprescindible, ver que lo que se ha tardado tantos años en construir que hoy debería estar mejor pero no lo está por la política pendular, hoy deberíamos vivir mejor, y nuestros hijos mejor y nuestros nietos mejor aun, no tiene que ser un escenario más difícil, ni cada vez peor, algo tenemos que dejar y es el progreso, un lugar mejor para vivir, no solo con muchas flores, muchas flores y muchas fabricas, y si hay fabricas es construir algo, hay comercio, hay todo lo otro, la gente tiene que indignarse, tiene que entender, no hay que cansarse, no hay que dar tregua”.

Vivir en Río Grande “Estar acá genera algo que no genera en la gran urbe, o sea uno siente que la contribución que hace uno gravita fuerte en la zona y eso moviliza a un montón de gente a quedarse y están los nacidos y criados y están los que vinimos y nos quedamos, y la ventaja grande que hay es que uno no pierde la vida viajando al trabajo, todo está cerquita entonces hay tiempo para el ocio, en lo personal siento permanentemente que todavía tengo cosas por hacer y una de ellas es transmitir todo esto, especialmente a quien aun todavía no terminó de ver la película y contarles que esto ya pasó, es muy fuerte sentir que uno está contribuyendo al desarrollo de una sociedad”.


 

 

Comentarios

Relacionadas

“Mis alumnos son el reflejo de su familia”

Uno de los temas de debate durante el correr de estos días fue la decisión de la escuela EPEIM de informar a las familias sobre el cambio de identidad de una profesora del nivel primario. Ana Victoria Baez, como así consta en su nuevo DNI habló en entrevista con Prensa Fueguina.

Ampliar

“Caminar las calles de Río Grande, es caminar las calles de toda mi vida”

Los espacios geográficos van mutando, se van reconvirtiendo, la contribución de las construcciones sociales aporta una significación importante en la conformación del territorio. De la mano de la docente Sara Pindek recorremos un poco de la primera infancia, la adolescencia y el mundo adulto en Río Grande.

Ampliar

Enrique Schoua: "La tierra es del que la ocupa y trabaja"

Don Enrique, es un hombre reconocido en la ciudad de Río Grande por su trayectoria y militancia política pero fundamentalmente por la gran experiencia dentro de las plantas fabriles. Hoy nos ayuda a construir un poco de ese gran legado en esta historia sobre la conformación de la ciudad.

Ampliar

"Río Grande, fue la oportunidad de ser mi mejor versión"

Nacer en un cuerpo no aceptado, no querido es mirarse al espejo y no verse, no reconocerse como uno en verdad se siente. En esto de andar las calles de Río Grande, la vida nos encontró con Valentina Báez quien desde pequeña se suma a los “VyQ” de la ciudad, con una historia a cuestas digna de ser escrita y contada.

Ampliar